Los valores básicos que la Agencia Tributaria de Cataluña publica anualmente establecen lo que la Administración entiende como valor real (o de mercado) con el fin de comprobar el valor de los bienes inmuebles en Cataluña a efectos de los impuestos sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, y sobre sucesiones y donaciones.