1. Son sujetos pasivos, en calidad de contribuyentes, las personas físicas o jurídicas, y también las entidades que sin tener personalidad jurídica constituyen una unidad económica o patrimonio separado susceptible de imposición definidas como obligados tributarios para la normativa tributaria general, que sean titulares de un o más de los establecimientos sujetos al impuesto.

2. Tienen la consideración de titular de establecimiento comercial las personas físicas o jurídicas, y también las entidades que sin tener personalidad jurídica constituyen una unidad económica o patrimonio separado susceptible de imposición definidas como obligados tributarios para la normativa tributaria general, que lleven a cabo de manera directa la actividad comercial o de prestación de servicios sujeto al impuesto. En el caso de grandes establecimientos comerciales territoriales colectivos, lo es la persona titular de la licencia comercial o asimilable.

En caso que haya más de un propietario de la totalidad de los locales integrantes del gran establecimiento comercial territorial colectivo, el conjunto tiene, a los efectos de este impuesto, la consideración de unidad económica, en los términos que establece la normativa tributaria general aplicable a los tributos propios.

3. Es responsable subsidiario del impuesto el titular del derecho de propiedad del bien inmueble en que está situado el establecimiento o de cualquier otro derecho real sobre el bien inmueble.