La reclamación económico-administrativa es un medio de impugnación de los actos administrativos de carácter tributario, incompatible con el recurso de reposición. En conseqüència, si la persona interesada opta por interponer un recurso de reposición, no puede presentar una reclamación económico-administrativa hasta que el recurso no haya sido resuelto de manera expresa, o hasta que se pueda considerar desestimado por silencio administrativo.

Aviso: para una correcta identificación del acto administrativo objeto de impugnación, se debe adjuntar al escrito de interposición de recurso o reclamación una copia del acto que se quiere recorrer.

  • Órganos competentes

  • Actos que se pueden recurrir

  • Tramitación de la reclamación

  • Suspensión del acto impugnado