De acuerdo con lo que prevén los artículos 44 y siguientes del Real decreto 939/2005, de 29 de julio, por el cual se aprueba el Reglamento general de recaudación, así como la normativa específica de cada tributo, en general, se puede pedir aplazar o fraccionar el pago de una deuda tributaria en el caso de que existan dificultades de tesorería transitorias.

Con el fin de solicitar el aplazamiento o fraccionamiento de la deuda, se tiene que presentar una solicitud acompañada de la documentación necesaria para identificar la deuda y, en su caso, la garantía correspondiente, junto con la propuesta de un calendario de ingresos y la documentación que justifique la existencia de dificultades económicas. No se exigirá ningún tipo de garantia cuando el importe total de las deudas de un mismo deutor no supere los 30.000 euros (Orden ECO/356/2015, de 1 de diciembre).

  • Aplazamientos y fraccionamientos específicos de sucesiones y donaciones

  • Aplazamientos y fraccionamientos específicos de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados

  • Plazos de presentación

  • Cómo puede presentarse la solicitud

  • Documentación que debe adjuntarse a la solicitud

  • Efectos de la presentación de una solicitud de aplazamiento o fraccionamiento

  • Intereses de demora

  • Consecuencias de la falta de pago

  • Desestimación por silencio