17/07/2018

El 16.07.2018 ha tenido lugar en la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) la Jornada “Criptomonedas i Fiscalidad”, organizada por la ATC y la Dirección General de Planificación y Estudios Fiscales del Departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda, cuya presentación ha ido a cargo de la secretaria de Hacienda, Marta Espasa.

Abordar desde el punto de vista jurídico y fiscal una realidad todavía muy nueva como es la del mundo de las criptomonedes es cada vez más necesario porque ni el ordenamiento jurídico ni la legislación tributaria han resuelto de forma clara cuál debe ser el tratamiento que hay que dar a los negocios jurídicos que se derivan de su uso. Por lo tanto, ante este reto y del uso creciente de las criptomonedas, esta Jornada se ha propuesto debatir, estudiar y entender los mecanismos en que se fundamentan con el fin de gestionarlas adecuadamente desde un punto de vista fiscal.

Más concretamente, los objetivos de la Jornada han sido: 1) ofrecer al personal responsable del control tributario (inspección, gestión y recaudación) los conocimientos necesarios sobre esta nueva materia a fin de que puedan hacer frente a los nuevos retos de evasión y elusión fiscales en el campo de las criptomonedas; 2) conocer la tecnología que da apoyo a las criptomonedas (blockchain) para comprender mejor la trascendencia jurídica y fiscal de las operaciones, y 3) dotar de criterios al personal responsable de liquidar los impuestos con el fin de calificar adecuadamente los hechos imponibles que se derivan del uso de las criptomonedas.

En la primera parte de la Jornada, Jordi Baylina, ingeniero de Telecomunicaciones y uno de los miembros más destacados de la comunidad Ethereum, después de ofrecer al nutrido auditorio unas nociones básicas de criptografía, ha expuesto las características de la tecnología blockchain o de cadena de bloques, que actúa como un registro distribuido dentro del cual están almacenadas cronológicamente, en forma de bloques ligados los unos con los otros, las transacciones sucesivas efectuadas entre sus usuarios, de manera verificable, permanente y anónima.

Baylina ha descrito las principales características de las criptomonedas, en concreto de los bitcoins, y algunas aplicaciones que puede tener esta tecnología, por ejemplo en el ámbito de la gobernanza (descentralización de gobiernos y administraciones), en sistemas de votación, y para avanzar en la democratización en muchos campos. También ha señalado algunas limitaciones actuales: la seguridad, la usabilidad, la escalabilidad y la volatilidad.

En la segunda parte de la Jornada, Xavier Martínez-Gil, responsable de coordinación interadministrativa en materia fiscal de la ATC, ha hecho una aproximación a la naturaleza jurídica de las criptomonedas y al posible tratamiento fiscal que se les podría dar para avanzar en seguridad jurídica y establecer una regulación que permitiera más control. Ha destacado algunos problemas que actualmente tienen asociados como el desconocimiento del origen de los fondos y el uso que se hace, de imprescindible solución si se quiere luchar contra el blanqueo de capital, el narcotráfico o la financiación del terrorismo.

A la clausura, el director de la ATC, Eduard Vilà, ha destacado la necesidad de que la ATC lidere un cambio del sistema tributario actual para impulsar la regulación fiscal de las criptomonedas, desde la cooperación entre las diversas administraciones, pero también involucrando especialistas y otros agentes que actualmente ya utilizan esta tecnología. En palabras del director, se trata de un futuro que ya está aquí y, por lo tanto, constituye un reto al que la Agencia debe afrontar, por una parte, para luchar contra el fraude fiscal, y por otra, para informar y ayudar los contribuyentes a cumplir sus obligaciones tributarias desde un marco legal que los ofrezca seguridad jurídica.