La Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) gestiona, liquida, inspecciona y recauda los tributos propios de la Generalitat de Cataluña —excepto los referidos al agua y los residuos— y los tributos estatales cedidos totalmente. También gestiona la recaudación per la vía ejecutiva de los ingresos de derecho público no tributarios de la Generalitat.